Seleccione Idioma

ABRE Puerto Rico Blog

Experiencia de Búsqueda de Tipos Contributivos Municipales

Posted by Anonymous (no verificado) on Junio 4, 2015
"No te preocupes, te transfiero..."

Cuando se habla del funcionamiento del gobierno y sus municipios, suele haber un estigma negativo dentro de la opinión pública. Solía pensar que más allá del funcionamiento como tal, estaba basado en la combinación entre el inconformismo del pueblo y el morbo de criticar el sistema. En mi opinión, dicha percepción había caído en la generalización, además de haber sido totalmente sacada de proporción. Sin embargo, al realizar mi última investigación para ABRE Puerto Rico sobre los distintos tipos contributivos municipales, pude entender que el estigma contaba con cierta base y algunos fundamentos.

La investigación requería contactar a los municipios o agencias de gobierno pertinentes para obtener los porcentajes de contribuciones por patentes y propiedades (muebles e inmuebles) que se cobran en cada municipio. Se me ocurrió que ya debía existir algún documento oficial que enumere los municipios con dicha información, así que contacté a la Oficina del Comisionado de Asuntos Municipales (OCAM). La OCAM me proveyó con la lista que solicité aunque aquí es donde comienza una serie de malas experiencias. La lista que me fue provista carecía de 24 municipios y, además de incompleta, más adelante descubrimos que la información tampoco estaba actualizada. El nuevo modus operandi para obtener la información oficial y vigente fue realizar llamadas a los municipios directamente. La experiencia varió debido al gran margen de diferencia entre los municipios en cuanto a la calidad de servicio y comunicación con el ciudadano y el desempeño de los funcionarios públicos para optimizarlas.

 

    El problema más recurrente entre los municipios fue la falta de orientación de los empleados tanto hacia lo que me encontraba indagando, como al área u oficina que lo manejaba. Me topé con esto hasta cierto punto en la mayoría de los municipios, exceptuando varios como Caguas, Bayamón, Dorado, Ceiba, Mayagüez y Ponce, entre otros que se mostraron diligentes e informados al momento de ayudarme. Esto causó que transfirieran mis llamadas entre oficinas y departamentos al menos una vez por llamada, perdiendo tiempo y dando una mala representación de la organización dentro de cada municipio. El resto de los inconvenientes fueron menos constantes aunque, a mi entender, más graves porque exponen la falta de preparación o exigencia que existe en el área de ayuda al ciudadano. Un ejemplo era la falta de seguridad con la que me contestaban los porcentajes de cobro en contribuciones por patentes. El municipio de Corozal particularmente, me transfirió a tres personas distintas antes de que alguna de ellas pudiera brindarme una respuesta. Aún así, cuando el último empleado me responde, me pide que aguarde un segundo mientras lo escucho solicitar confirmación a sus compañeros quienes le responden sin certeza alguna. A pesar de lo mal que lo hizo ver este acto, el empleado termina por confirmar la información con un “sí, yo creo que ese es”. Este escenario se repitió varias veces con otros municipios junto a ruidos y conversaciones en voz alta que se escuchaban en el fondo. Otra situación memorable ocurrió con el municipio de Canóvanas donde nunca contestó la operadora ni el departamento de finanzas, por lo cual marqué a otras oficinas al azar para que me comunicaran de forma directa, pero sin éxito alguno.

 

Para mi sorpresa, la capital de Puerto Rico, el municipio de San Juan, no fue la excepción entre estos casos. El cuadro del municipio de San Juan parece no ser automatizado, pues sonaba pero nunca contestaban. Cabe la posibilidad de que el número listado en el directorio de municipios de la página web del gobierno (http://www2.pr.gov/Directorios/Pages/DirectoriodeMunicipios.aspx) esté incorrecto y deba ser actualizado, pero en ese caso sigue habiendo una irresponsabilidad por parte del gobierno. Una vez logro comunicarme por otros medios, me dan otro número y me piden que llame y pregunte por cierta persona específica quien está capacitada para ofrecer la información que deseaba. Irónicamente, esa misma persona me refiere a otros funcionarios aunque en el proceso me informa que su computadora se acababa de congelar y me pide tiempo (10 mins.) para buscar el número manualmente en sus expedientes. Debo recalcar, a pesar de todos los inconvenientes, que los empleados de todos los municipios, a pesar de no mostrarse debidamente adiestrados, me atendieron con suma amabilidad y se mostraron muy dispuestos a ayudarme a lo largo del camino.

    Los municipios estaban capacitados para responder mis indagaciones en cuanto a las patentes, pero en cuanto a las propiedades muebles e inmuebles me referían al Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) que cuenta con 9 oficinas que sirven cada una a los municipios parte de su región; muy pocos municipios contaban con oficinas del CRIM en su directorio. Llamé a las oficinas del CRIM a pesar de haber sido aconsejado ir personalmente por un empleado del municipio de Dorado. Entendí su consejo luego de haber intentado comunicarme con la Línea de Servicio al Contribuyente en cuatro ocasiones sin éxito. Cuando fui personalmente, quedé fascinado por la manera rápida y eficiente en la que me atendieron y sirvieron, pues recibí la información por escrito, oficial y vigente.

    A través de mi travesía en busca de información sobre los tipos contributivos municipales, pude concluir que la mala fama de la gestoría pública por parte del gobierno y/o municipios está respaldada por ciertas limitaciones existentes dentro de las oficinas o departamentos. Sin embargo, no pienso que sus funcionarios sean incapaces de cambiar esto si se les provee con las herramientas necesarias. La limitación viene de más arriba y se encuentra en la organización, administración, adiestramiento y exigencias del personal. Un factor clave que complicó la investigación de principio a fin fue la carencia de una oficina específica en cada municipio dedicada a todos los asuntos contributivos. Cada municipio utiliza una oficina distinta para los asuntos contributivos, principalmente eran: Finanzas, Recaudaciones, Patentes y el CRIM. Cada llamada es jugar a adivinar y si fallas… “no te preocupes, te transfiero”.

- Guarionex Izagas-Sepúlveda