Seleccione Idioma

ABRE Puerto Rico Blog

No podemos seguir así

Posted by Anonymous (no verificado) on Julio 15, 2014

Durante estos últimos meses, continuamente hemos leído sobre recortes y modificaciones a nuestra administración pública, acompañado por el mismo desgastado sonsonete de: “No podemos seguir así.” Sin entrar en la discusión de la degradación y sus tantos arreglos creativos, sí quisiera en destacar cómo esta administración ha conseguido enfrentarse agresivamente contra las diferentes comunidades de maestros y estudiantes, ya rematados por un larguísimo trecho de olvido.

El anuncio del recorte presupuestario del Departamento de Educación nos dio a conocer que cerca de un centenar de escuelas cerrarían para el próximo curso escolar. Con el pretexto de que existe una doble necesidad para los cierre – primero, un reajuste de la cantidad de escuelas a la realidad demográfica existente, donde hicieron énfasis, segundo, un intento a que se registre una reducción en gastos de agencia – según el comunicado. Esto, sin un análisis a profundidad de las necesidades de los alumnos de educación especial, dejando a una población estudiantil sin ubicación ni servicios de ayuda imprescindibles, como terapias psicológicas y del habla, que otras escuelas no pueden ofrecer por no contar con las facilidades. También entre los degollados se encuentran escuelas que no contaban con los criterios que han establecido para el cierre, pues, aún mantenían su matrícula y contaban con una planta física aprovechable.

Pero, ¿por qué no reinyectar las ganancias al sistema educacional? ¿Por qué no revigorizar la lucha contra la deserción escolar, el deterioro cultural, la infraestructura moribunda y el analfabetismo? ¿Por qué no invertir en una educación participativa de ciudadanía? No podemos continuar ignorando las necesidades de nuestro sistema educativo, que son indispensables para afrontar la alza de problemas estamos viviendo; atenta contra la convivencia e impide que seamos efectivos como sociedad.

Si nos fijamos en las cifras, el Gobierno le destina un 12% del presupuesto únicamente a Educación. Si comparamos los números con países hermanos como Uruguay, Bolivia, Costa Rica, Brasil, entre otros, que invierten una cantidad considerable (fluctúa entre 18-22%), podemos notar donde está la relación entre la inversión educacional y crecimiento económico, una estrategia que en la Isla aún no hemos probado.

La crisis no puede ser una excusa para todo. La educación puertorriqueña está sufriendo golpes que no sólo van incidir en el alumnado, sino que indirectamente afectará a todo ciudadano.

Esta administración tiene que entender que no vamos a poder mejorar si sólo se enfoca en la inmediatez de dólares y centavos; hay que apostar en los jóvenes. 

 

- John Belk Prats

 

 

Las expresiones no necesariamente reflejan las opiniones de ABRE Puerto Rico

Comentarios